NOVENA EN HONOR A  SAN CAMPIO "DE LONXE"

Que se venera en la Parroquia de San Martín y San Campio de Figueiró el Viernes, Sábado y Domingo, últimos de Julio

img015a

 

ACTO DE CONTRICIÓN 

Señor mío Jesuscristo, verdadero Dios y verdadero hombre, a quien amo con todo mi corazón, en quien creo y espero firmemente: Creador, Padre y Salvador mío, yo os he ofendido, amable bien de mi alma: yo os he despreciado a proporción que Vos me habéis querido y colmado de favores: yo he merecido, mi Dios, todos los rigores de vuestra justicia. ¡Oh Señor! tened misericordia de mí, porque me pesa de todo corázon de haber ultrajado vuestra inefable bondad, digna sobre todas las cosas de mi amor y del de todas las criaturas, espero, benignísimo Redentor mío, enmendarme y perseverar en vuestro santo servicio ayudado de vuestra divina gracia, hasta el fin de mi vida Amén.

 

ORACIÓN PARA EMPEZAR TODOS LOS DÍAS

¡Sapientísimo y misericordioso Dios! que con admirable providencia y altísimo consejo habéis dispuesto todas las cosas para que el hombre, a quién tanto amáis, pueda fácilmente conseguir su verdadera felicidad, que es la Gloria; yo os reconozco y adoro admirabilísimo en vuestro siervo esclarecido y mártir SAN CAMPIO, y os doy inmortales gracias por haberlo escogido desde la eternidad para que, sacrificando por Vos la vida, y derramando su propia sangre, diese honroso testimonio de vuestra inefable Divinidad y de la verdad de nuestra santa fe, haciéndolo, no solo ejemplar y dechado de todas las virtudes para que imitándolo aspiremos al mismo galardón con que premiasteis en el Cielo las suyas, sino tambiénpoderos Protector nuestro, para que a la sombra de su patrocinio alcanzásemos de vuestra clemencia las gracias que necesitamos, y que sólo por nuestros méritos somos incapaces de conseguir: ruégos, Señor, humildemente, que, perdonando por vuestra infinita bondad todas mis culpas e imperfecciones, me concedáis primeramente el acierto para aprovecharme de este gran beneficio por la participación de aquella maravillosa constancia con que os confesó delante de vuestros enemigos, de aquel ardiente celo con que procuró vuestra honra y gloria, de aquel encendido amor qu con su dichosa muerte os acreditó, de aquellos celestiales dones que poseyó, y, en fin, y después la gracia que solicito en esta santa Novena, si conviniere para mi salvación, a fin de que, cumpliéndose en mí la amorosa providencia con que habéis dado a conocer este glorioso Santo, seamos felices así en las cosas espirtuales como en las temporales. Y vos bendito Martir, a cuyo amparo de vuestro poder para con Dios, y de vuestro amor para con los que de veras os invocan, mostrad en mí, indigno pecador, que no ponemos en vano mis súplicas al pie del trono de la divina Misericordia, para que se digne, no por mis merecimientos, sino por los que de su hijo Jesucristo y por los vuestros, oírlas y condescender con ellas. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA PRIMERO

¡Piadosísimo Intercesor por los pecadores, SAN CAMPIO! que gozando de las eternas delicias de la gloria, que os granjeó vuestro penoso y cruel martirio, os compadecéis delante de Dios, por quien con admirable constancia la padecisteis, de los que deslumbrados con el falso resplandor de los bienesterrenos, viven engañados en los aparentes gustos dei pecado, hijos de ira, esclavos miserables de Lucifer, destinados a sufrir con él eternos tormentos: yo os suplico que, mirándome, con ojos de misericordia me alcancéis del Padre de las luces un rayo de su divina gracia, que, haciéndome conocer la gravedad del pecado (si por mi infelicidad vivo en él), cuan amables son los trabajos y la penitencia, e incomprensibles los gozos de la eterna Bienaventuranza, a cuya posesión aquéllos nos conducen, me arrepienta de todo corazón de haber ofendido a mi Dios y Señor, y, aborreciendo al mundo con sus placeres, honras y vanidades, según prometí en el santo Bautismo, me haga digno de acompañaros en la vida eterna, y en esta temporal de vuestras gracias y favores especialmente del que os pido en particular si es dei agrado de Dios y útil para ei bien de mi alma. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA SEGUNDO

¡Dulcísimo refugio de los contritos, SAN CAMPIO! que como especial amigo de Dios, e ilustre ciudadano de la Corte celestial, no podéis dejar de celebrar con los Angeles y demás Bienaventurados, con extraordinario regocijo, la conversión de los pecadores que saliendo del trabajoso y errado camino de la iniquidad y perdición entran en la verdadera senda de la salud y felicidad: yo os suplico que, haciendo presente al señor, a quien me a memente he ultrajado, y por cuyo amor vos perdisteis gloriosamente la vida, las penas y lamentos de vuestro cruel martirio, me alcancéis un verdadero espíritu de compunción,con el cual llore sin cesar, como el Santo Rey David, mis pasados delitos, y perseverando en la gracia y amistad de Dios, y prosperando en la virtud, merezca tributaros en la gloria repetidos parabienes por vuestro amparo, y aquí el favor que os pido, si así conviene para mi alma, honra y gloria de Dios. Amén. 

 

ORACIÓN PARA EL DIA TERCERO

¡Constante defensor de los justos, SAN CAMPIO! que habiendo sometido la cerviz al cuchillo del tirano, quisisteis más bien morir, y ser tratado de los impíos y pecadores como reo y delincuente, que desagradar a Dios y dejar de ser justo, adorando unos dioses fal sos, obra de las manos de los hombres, manifestando así cuán agradables os son aquellas almas que detestando toda ofensa de Dios, lesirven en espíritu y en verdad a pesar de los obstáculos y peligros que opone el mundo, iempre perseguidor de la virtud: yo os suplico que, representando al Señor vuestra sangre derramada con tanto honor por El y la complacencia con que desde el empíreo veía en vuestras tribulaciones el triunfo de su Religión y de su Iglesia, me concedáis la gracia de con tinuar en su santo servicio, y de triunfar de todas las tentaciones con que el Mundo, Demonio y Carne intentan apartarme de El, para que, bajo vuestra protección, entre algún día triunfante con vos en la Gloria, y desde ahora me haga acreedor a la gracia que os pido en particular, si a Dios place, y no repugna a mi salvación. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA CUARTO

¡Amantísimo Protector de vuestros devotos, SAN CAMPIO! que habiendo merecido por vuestra dolorosa pasión y muerte distinguido lugar entre los Mártires en la presencia de Dios, sois tan poderoso para con El, que se dignó depositar entre nosotros los sagrados despojos de vuestra inmortalidad, para que sean siempre como segura prenda de nuestra protección, y señal infalible dei feliz éxito de nuestras súplicas y oraciones: yo os ruego que me admitáis, desde ahora para siempre, bajo vuestra custodia y tutela, por vuestro perpetuo esclavo, y como tal os confío mi alma, mi cuerpo, mis pensamientos, mis palabras, mis acciones, mis deseos, mis inclinaciones, mi honra, mis bienes, mi vida y mi muerte, para que, asistiéndome en todos los momentos demi existencia como mi singular Patrono, no me desvíe jamás del camino de los justos, y halle en vos el asilo necesario para todas mis urgencias, y al presente para la que os he manifestado, si esta fuese la voluntad de Dios, y conviene para la salvación de mi alma. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA QUINTO

¡Benéfico Proveedor de los necesitados, SAN CAMPIO! que por las diferentes incomodidades, hambre, sed, frío, desnudez y pobreza, que tolerasteis en vuestra prisión al tiempo que ibais a ofreceros víctima dei amor de Dios bajo la impía mano de los perseguidores, os hicisteis dignos de poseer los inmensos tesoros dei Cielo, a Dios mismo, que es el cúmulo de todas las riquezas: yo os suplico por aquella ardientísima caridad, que tan semejante os hizo en la santidad de la vida y en los rigores de la muerte a nuestro divino Maestro, el cual por donde quiera que pasaba, dice el Evangelio, iba haciendo beneficios a todos; derramad sobre mí la abundancia de gracias ybendiciones de que el Todopoderoso os ha hecho depositario, para que socorridas las necesidades que más me urgen, y con particularidad ia que os he hecho presente, si conviniere, no piense más que en corresponderos agradecido, siguiéndoos, al olor de vuestras virtudes, a la Gloria. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA SEXTO

¡Amorosísimo Consolador de los afligidos, SAN CAMPIO! que en las amargas penas e intensísimas angustias que oprimían vuestro esforzado corazón en el martirio, no hallasteis verdadero consuelo sino en el Señor, que, como dice el Profeta Rey, llena de paz y serenidad a los que aman su santa Ley, proporcionando a sus trabajos la dulzura interior con que los recrea: yo os suplico que no me abandonéis en mis desgracias e infortunios, ni a ninguno de los que gimen bajo el peso de la aflicción, tantos pobres que perecen en la indigencia, tantas viudas injustamente oprimidas, tantos huérfanos que lloran en un total desamparo, tantos infelices, en fin, a quienes cruelmente se atropella: enjugad sus lágrimas,suscitad caritativos defensores que sostengan su causa, compasivos bienhechores que los animen y sustenten: obtened dei Padre celestial para todos aquel Espíritu consolador que envió Jesucristo para confortar a sus afligidos discípulos, y que, infundiendo en mi alma una amable resignación para sufrir por mis pecados las adversidades que vos padecisteis por la fe, me haga capaz dei mismo premio en la otra vida, y en esta de la gracia que imploro, si conviene a mi alma y a ia gloria de Dios. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA SÉPTIMO

¡Vigilantísimo Conservador de nuestros Bienes, SAN CAMPIO! que a la luz de los divinos resplandores en que habitáis con los Angeles y Espíritus bienaventurados en la Gloria, conocéis la necesidad en que viven los mortales de haber medio para su propia subsistencia, y los peligrosa que están expuestos, careciendo de ellos: yo os suplico por los méritos de vuestro ilustre martirio imploréis del Todopoderoso, así para mí como para aquellos que confían en vuestro Patrocinio,no la abundancia que me inspiraría una fastidiosa y muy peijudicial vanidad, ni la pobreza que me conduciría a la impaciencia o a la desesperación, sino, como pedía el Santo Rey Profeta, una honesta, mediana, o suficiencia de todo lo necesario para la vida, preservando nuestros campos y frutos de la esterilidad y desolación, nuestros ganados del contagio de la peste y de la mortandad: nuestros muebles, nuestras casas y toda nuestra hacienda de la ruina y destrucción; y alcanzándonos la gracia indispensable para vivir como hijos de Dios, con la especial que os declarado para que, provistos en el cuerpo y en el alma de todo lo necesario para andar la carrera de la triste peregrinación de esta vida, llegaremos felizmente a la patria celestial. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA OCTAVO

¡Celosísimo Tutor de las familias, SAN CAMPIO! que con el glorioso triunfo de vuestro martirio lograsteis honrar y santificar la vuestra, dejándola en herencia el rico patrimonio de tan esclarecido ejemplo y eminentes virtudes, más apreciable de todos los tesoros y nobleza del mundo, a que correspondió vuestra dulcísima Esposa con amor digno dei que La profesasteis, depositando vuestro cadáveren honorífico sepulcro para que no pereciese la venerable memoria de vuestras sacrosantas reliquias, confundidas y mezcladas con las de la multitud: yo os suplico y que alcancéis de Dios para todas las familias que solicitan de veras vuestro auxilio, la unión de corazones y voluntades, la gracia para el desempeño de las obligaciones cristianas y civiles, la prosperidad en todos sus negocios, para que, imitando tan santo y perfecto ejemplo, merezcamos gozar en la eternidad de vuestra dichosa compañía en el cielo, y yo acá, por vuestra eficaz mediación y valimiento, el favor que os he expuesto en esta santa Novena, y que espero alcanzar. Amén.

ORACIÓN PARA EL DIA NOVENO

¡Eficacísimo y prodigioso Médico de nuestros males, SAN CAMPIO! que por la excelencia de vuestra fe y por la muerte sangrienta con que la defendisteis y honrasteis, habéis merecido todos los dones, gracias y prerrogativas con que el Señor se ha dignado distinguira los más insignes Mártires, una de las cuáles era aquella milagrosa virtud que, dimanando de su omnipotencia, curaba a todos: yo os suplico que, compadecido de mis dolencias, disipéis con esta divina virtud en mi alma y en mi cuerpo el intolerable frío, la maligna fiebre de la tibieza, dei orgullo, de la vanidad, de la cólera, de la intemperancia y de tantos vicios que me consumen y devoran: conservad mis fuerzas, fomentad el vigor de mi naturaleza, mantenedme en una perfecta robustez, para que, empleándome con todas mis potencias y sentidos libre de las incomodidades y distracciones de la enfermedad, en el servicio de Dios y en la práctica de ias buenas obras, me haga merecedor de eternas recompensas y de que, por vuestra intercesión, me conceda la gracia que solicito en esta Novena, si fuera de su agrado. Amén.


SE CONCLUIRÁ TODOS LOSDÍAS CON LOS GOZOS DEL SANTO QUE SIGUEN


Pues que el Todopoderoso
a Galicia os ha enviado,
sed siempre nuestro Abogado,
¡Oh SAN CAMPIO milagroso!

1.- Cuando Roma en sus errores
a Dios, ciega, perseguía,
el cielo nos prevenía
en vos inmensos favores.
¡Oh designio prodigioso,
que dicha nos has granjeado!
Sed siempre, etc

2.- Padeciendo por la fe
en Roma, la Iglesia honrasteis,
y en recompensa lograsteis
tanto valimiento, que
puede ilamarse dichoso
aquel que a vos ha clamado.
Sed siempre, etc.

3.- El pecador casi cierto
de un castigo sempiterno,
en vos evita el infierno,
y vive después de muerto.
Conservadme victorioso,
ya que por vos he triunfado.
Sed siempre, etc.

4.- El contrito haya en vos gracia;
auxilio, el justo, abundante;
el devoto un Padre amante
en todo apuro y desgracia.
Cuando llega fervoroso,
a vuestros pies humillado.
Sed siempre, etc.

5.- Cualquiera que afligido
a vos se ha presentado,
sin haberlo consolado
jamás lo habéis despedido
Pues siendo vos tan piadoso,
¿a quién habéis reprobado?
Sed siempre, etc.

6.- Como si Ia Umrupotencia
estuviera en vuestra mano,
al enfermo ponéis sano,
disipando su dolencia.
¡Oh Médico venturoso,
a cuantos habéis curado!
Sed siempre, etc.

7.- Como Angel Tutelar
de nuestros bienes y haciendas
os buscamos por las sendas:
que guían a nuestro altar:
en donde siempre oficioso
de todo tenéis cuidado
Sed siempre, etc.

8.- Si en las familias zozobra
entre discordias la paz,
vos sois todo caridad,
que la hacéis poner por obra:
cesando el humor dañoso
con este fuego sagrado.
Sed siempre, etc.

9.- De Dios sois por excelencia
amigo, así os llama;
como tal, quién a vos clama,
saldrá bien de toda urgencia.
Ya que, pues, tan amoroso
hasta aquí os habéis mostrado.
Sed siempre, etc.


¡Oh Defensor generoso
y fiel del Crucificado
sed siempre nuestro Abogado!
¡Oh SAN CAMPIO milagroso!
/ V. Lo coronaste, Señor, de gloria y honor.
/ R. Y lo constituíste sobre las obras de tusmanos.

 

 

ORACIÓN


Dios Padre Todopoderoso y eterno:
Por los méritos e intercesión dei glorioso Protector nuestro SAN CAMPIO, a quien coronaste con la palma del martirio por haber derramado su sangre confesando la fe cristiana, concede a cuantos te invocamos, ser socorridos en nuestras necesidades materiales y éspirtuales Alivia, Senor, las dolencias y angustias que ahora nos aquejan, a fin de que un dia gocemos con Él en la Gloria del Cielo. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

ORACIÓN PARA PEDIR UN FAVOR

San Campio, protector y abogado nuestro, que en beneficio de nuestra salud eterna extiendes el rocio de tus bondades por el mar y por la tierra, sin excluir a nadie de tu amoroso patroncinio suplícote, Santo bendito, que me acojas benigno bajo tu proteción y amparo.c1on y amparo, que veles por mi; que de hoy en adeIante seas mi escudo y defensa en los peligros de la vida; que me libres de todo poder maligno y, finalmente me concedas la salud, la gracia, y el favor que en este momento te suplico, a fin de que pueda dar gracias a Dios, por tu intercesion poderosa.
Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.


ORACIÓN A SANTA ARQUELAIDA

img016bs 


Dios Padre Todopoderoso y eterno:
Por los méritos e intercesión de la gloriosa protectora nuestra SANTA ARQUELAIDA, a quien coronaste con la palma del martirio por haber derramado su sangre confesando la fe cristiana, después de santificarse en el seno de un hogar en la vida de familia, y de infundir valor ai mártir San Campio y a sus hijos para que siguiesen a Cristo por el camino del martirio, en defensa de la fe, concede a cuantos te invocamos:
- valor para imitar su ejemplo en nuestra vida cristiana;
-protección a nuestras familias, especialmente a las problematizadas;
- luz a todos los hijos para que escuchen la voz de sus mayores y de quienes buscan el bien para ellos, a fin de que sean siempre su honra y orgullo;
- regreso al buen camino de todos los extraviados; y defensa de todo peligro o azote para nuestros cuerpos y nuestras almas, para que caminemos todos por la senda dei bien, la obediencia, la honradez, la piedad y la fe, a fin de que un día, todos juntos, podamos acompañaros eternamente en compañía de los bienaventurados en la gloria del cielo.
Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.

 

 

 

 

 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn



Santuario de San Campio
PK 58,600 - 36792 FIGUEIRO (Tomiño)
Teléfono:608 98 55 53
Mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

[Glezot] [Valid Atom 1.0] [WebEmpresa] [Joomla]